OPINIÓN
Francisco Cabral Bravo
Cuitláhuac García y Erick Cisneros hacen bien el uno 1-2 Primero Veracruz
Lunes, 10 de Diciembre de 2018
Hoy les traigo algunos pormenores sociales y políticos y una que otra grilla de la toma de protesta de Cuitláhuac García Jiménez que ha comenzado en una forma telúrica. Si cambio es ruptura, con cosas ordinarias el nuevo mandatario ha logrado un mensaje atronador.

Vale la pena reparar que estamos ante toda una Revolución sobre la forma en que se ha ejercido el poder en Veracruz.

En términos generales, los políticos se dejan tocar de 3 maneras: en campaña y sólo campaña, por otros poderosos ( incluye algunos empresarios) y por la camarilla que les ha acompañado de tiempo atrás. Para los demás, se vuelven inalcanzables.

Lo que más resalta en su discurso del mandatario veracruzano en su toma de protesta fue dar a conocer que recibía una estado en quiebra, declarar una crisis por Violación de Derechos Humanos en Materia de Desaparición en la entidad donde se tiene un registro oficial de 5 mil personas desaparecidas y en la última década sitúan la cifra en 20 mil y se suman de manera oficial al menos 601 fosas clandestinas en territorio veracruzano, donde han sido hallados 518 cuerpos, 560 cráneos.

Anunció la declaración, única en su tipo en México, llamó a las organizaciones internacionales de Derechos Humanos incluida Naciones Unidas (ONU) a participar en un Plan de Emergencia que incluye la búsqueda de desaparecidos, que contó con el respaldo de colectivos de familiares, fué presentada en el pleno del Congreso de Veracruz.

El titular del Ejecutivo aseguró que no habrá despidos masivos en dependencias Estatales, menos en SSP por el momento ya que las corporaciones necesitan una depuración urgente y que se les pagará mejor, por lo que ese va a ser el principal incentivo para que cumplan con su deber de cuidar a la ciudadanía. También anunció obras y acciones para la entidad.

Ojalá y pueda cumplir con el 50% de los compromisos hechos en la emblemática Plaza Lerdo de Xalapa.

Y me pregunto, y así lo asenté en mi pasada columna, ¿ acaso Veracruz no es un desastre financiero y de seguridad?

Cuitláhuac García pinto al Veracruz actual real donde se vive una emergencia económica, al de los empleados, al de nulas inversiones, femicidios, ejecutados, secuestros y desaparecidos.

La presencia de Andrés Manuel trajo buenos anuncios que favorecen al solar veracruzano que es el inicio de una nueva etapa de reconciliación, de un gobierno realmente cercano a la gente y más que nada de resultados positivos para una sociedad agraviada y lastimada.

Creyente como soy en las instituciones, no me queda duda que Veracruz tiene gobernador. Pero para ser el gobernador de todos y para todos, hace falta que comience a unir y apelar a quienes no votaron por él. Yo creo que si lo hace a Veracruz le irá bien, las circunstancias lo obligarán a hacerlo.

Además, un gobierno debe comenzar a decir las cosas como son. Es verdad que seguimos teniendo un Veracruz con fuertes diferencias sociales y tiene que ser una meta de todos sanjar esa brecha.

No se habló de ciencia y tecnología ni de las tendencias que están conduciendo el porvenir de la economía, en particular, el mercado laboral. El mundo, México y Veracruz será muy distinto en 6 años y es necesario prepararse para ello.
Pero el sexenio apenas comienza realidad suele ser la mayor ordenadora del discurso.

Ya no queremos un Veracruz en donde exista la desconfianza, el enojo, hacia la clase política que gobernó esta entidad por varias décadas Y que le pegó al pueblo con corrupción, impunidad, inseguridad, crimen y pobreza

Cuitláhuac García es el gobernador de los veracruzanos y su compromiso es con todos. No puedo fallarle a ninguno. Por eso creo que es el momento de llamar a la concordia, a la reconciliación, Veracruz no puede marcha dividido.

En esta nueva etapa, bautizada como la Cuarta Transformación, ya no hay pretextos.
La esperanza depositada es demasiado y tampoco es un cheque en blanco se exigirán resultados y en los temas que verdaderamente importan a los ciudadanos: seguridad, empleo, salud, justicia, vivienda e ingreso económico digno. No hay nada más decepcionante que una promesa no cumplida.

Coincido con Raymundo Jiménez en su columna del 2-12-2018 en que llegó la hora en la que Veracruz " tiene todo para estar dentro de los mejores esquemas de Justicia del país, y que realmente se aplique la justicia".

Sin embargo, no queda claro de donde se obtendrán recursos suficientes para poder cumplir con todas estas promesas. No parece que se reducirá la corrupción en la magnitud deseada.

Hay que enfatizar que los gobiernos no tienen ingresos ilimitados para financiar sus gastos y que los mismos los obtienen de los recursos que extraen de la sociedad, principalmente por medio de impuestos, por el cobro de sus servicios y concesiones, por emisión de deuda pública y por el llamado impuesto inflacionario. El discurso dejó de ser una oferta y se volvió performativo, lo que se dice se convertirá en acción, esa fue la novedad.

¿ Qué hacer en Veracruz con ese pasado de corrupción e impunidad?
Las instituciones, sobre todo en materia de procuración de Justicia e impartición de la misma, no habrán de sucumbir ante el poder político de ningún actor, que forma parte del gobierno de Cuitláhuac García y que pretende hacer uso de forma facciosa de las mismas.

Está claro que el único líder efectivo de Morena, que el único líder que ganó de forma contundente y llevó el triunfo electoral para Morena es el presidente de México AMLO. Y nadie más.

Confirmado el estado de las cosas, lo que queda claro es que uno de los pilares clave del fin de la corrupción y la impunidad será responsabilidad por default de la sociedad civil organizada, que deberá seguir dando la batalla para documentar, denunciar y litigar en el sistema judicial el mal uso de los recursos públicos. Así es cómo se dará una suerte de resistencia civil pacífica. Ahí se estará dando la lucha que debe darse y de la que en el estado se ha querido zafar con pretextos insostenibles.

Todos los gobernadores se equivocan en las designaciones, se equivocan en las palabras usadas, se equivocan con mucha frecuencia. No son dioses, por eso es muy importante que un gobernador controle su ego lo antes posible.

Dicen que la única diferencia entre una persona inteligente y quién no lo es radica en la velocidad con la que cada uno corrige sus errores. Corregir es crecer.
La austeridad, va enserio en Veracruz Cuitláhuac García no desentonará pero sobre todo como demanda la dura crisis que enfrenta nuestro querido estado.
El Ejecutivo Estatal expresó con un lenguaje llano, con un lenguaje crudo si se quiere, de llamar las cosas por su nombre: " a los periodistas no voy a presionarlos ni a tirarles línea".

Se acabó el chayote. La duda mata. Asimismo amable lector anuncio, recorte en presupuestos, que la reducción salarial iría del 7 al 23%, dependiendo del nivel del encargo.

La consolidación democrática de nuestro estado requiere también la democratización de todas las estructuras de la administración pública, flexibilizar los procesos de toma de decisiones y garantizar que en el ejercicio de gobierno, la participación ciudadana hace un elemento central.

Por ello, si algo debe cambiar en Veracruz, respecto de las administraciones previas, es considerar siempre la diversidad y la pluralidad política y en general, de divisiones que existen en la entidad.

Como el yin y el yang, la propuesta del nuevo gobierno registra claroscuros y contradicciones que habrán de resolverse o agudizarse.

La democracia requiere de políticos sensatos capaces de conciliar y de presentar opciones de gobierno realistas con viabilidad de llevarse a cabo. El sueño del retorno al pasado es tan irreal como la existencia de políticos puros e impolutos. Difícil reconocer errores, pagarlos más caro.

Quiero finalizar este texto, queridos lectores asentando algo que a mí me parece correcto, bien por AMLO de sacar a los llamados súper delegados de las mesas de seguridad de las entidades .

La acción representa un punto de quiebre en la forma de gobernar que ha impuesto el tabasqueño desde el período de transición, y que ahora en el ejercicio cabal de sus funciones como presidente de la república ha dado muestras de sensibilidad política.
El hecho no lo vería como una sesión, si no como un gesto solidario a los reclamos de los gobernadores, quienes fueron respetuosos, sin claudicar en la demanda de retirar a los delegados estatales como secretarios técnicos en las coordinaciones de seguridad.

También habla de que el presidente, contrario lo que se piensa y a lo que ha mostrado no se obstina en acciones de poder de su gobierno, al contrario, dió muestra cabal de respetar el marco constitucional que le da plena autonomía a los Estados y a sus gobernadores.

Este acuerdo entre AMLO y la Conago consolida el federalismo, al tiempo de tender un puente dorado con los jefes del ejecutivo estatal.

Este suceso sirvió para atemperar el ánimo caldeado que ya algunos gobernadores mostraban.

Qué bueno que en estos tiempos, donde se habla de cambio de régimen, los gobernadores levanten la voz y hagan respetar su investidura, lo cual no quiere decir que se opongan o se revelen a la autoridad Federal, pero sí que se respete la autonomía que la Constitución les confiere como mandatarios electos.

Hoy dijeron "no" en el tema de los delegados y con ello no significa que le torcieron la mano al Presidente, sino al contrario, todos ganaron y habitaron un desencuentro que pudo tener consecuencias desastrosas.

Falta ahora a ver si a los delegados se les deja meter la mano en los procesos electorales, con eso de que van a manejar los recursos de los programas sociales del nuevo gobierno, pues todavía se mantiene la tensión; aunque con el acuerdo logrado con Andrés Manuel López Obrador se abre un campo fecundo para el diálogo, el respeto y los acuerdos.

Y recuerde el Antiguo Testamento de La Biblia, el libro del Eclesiastés, o El Predicador capítulo 1 versículos 3 y 9 que citan: ¿ qué provecho tiene el hombre de todo su trabajo con que se afana debajo del sol?

¿ qué es lo que fue? Lo mismo que será. ¿ qué es lo que ha sido hecho? Lo mismo que se hará; y nada hay nuevo debajo del sol. Quiero subrayar que el desempeño y el comportamiento de Erick Cisneros Burgos, semeja mucho al tipo de Secretario de Gobierno fuerte, con vocación de servir, con la ambición de lograr cambios, para impulsar el desarrollo de Veracruz y de darle un nuevo y lineamiento y estilo en materia política, y consecuentemente, fortaleciendo y cuidando la imagen de nuestro gobernador.

Cito Eclesiastés capítulo 1 versículo 3 y 9 porque no hay nada nuevo debajo del sol.
Esa es la política del cambio y la práctica de una verdadera transformación dentro del quehacer público.

 
PasillosDelPoder.com
Diseño y programación Firewall Soluciones